Intervenciones musculo esquelético : cómo evitar errores

Intervenciones en el sistema Musculo esquelético. Nuestros errores mas lindos.

Las intervenciones en el sistema músculo esquelético comprenden los procedimientos diagnósticos como biopsias, drenajes y las intervenciones terapéuticas como inyección de medicamentos, ablaciones químicas y térmicas, vertebroplastias, cementoplastias y tratamientos combinados.
Los errores y/o complicaciones pueden aparecer en cualquier momento. Estos ocurren cuando accedemos a la lesión, durante la toma de la muestra, mientras hacemos la ablación o tratamiento, el primer día pos-procedimiento y hasta meses después.
Para realizar procedimientos de radiología intervencionista, es fundamental contar con todas las modalidades de imágenes, siendo estas, de buena calidad. Los diferentes métodos como ecografía, fluoroscopía, tomografía y resonancia magnética pueden ser utilizados individualmente o en conjunto para garantizar la seguridad del paciente y conseguir el objetivo del procedimiento.
Antes de realizar cualquier intervención, debemos conocer al paciente y sus estudios previos. En el caso de las biopsias, es muy importante plantearse los diagnósticos diferenciales previo al procedimiento. Así, la muestra conseguida, es correctamente analizada y enviada a todos los lugares necesarios (Anatomía Patológica, Cultivo, Citometría de flujo, etc.). Antes de ser intervencionistas, hay que recordar que somos radiólogos.
Durante las ablaciones, se debe tener en cuenta no solo conseguir el objetivo terapéutico, sino también garantizar un procedimiento seguro y sin complicaciones. Por eso, es muy importante conocer la anatomía radiológica y así proteger los órganos adyacentes (colon, intestino delgado, nervios, etc.) al sitio de ablación. Existen muchas formas de evitar lesionar estructuras adyacentes. Ellas son: hidrodisección, neumodisección con CO2, interposición de un balón, medición de temperaturas, monitoreo de los nervios. El radiólogo intervencionista debe conocer estas maiobras y planear el procedimiento de la forma mas segura para el paciente.
La complicación puede surgir meses después del tratamiento. El error pudo haber estado durante el procedimiento al no prever que meses mas tarde podría ocurrir una complicación. Por ejemplo, al realizar una ablación en una estructura ósea que soporta peso, se debe añadir algún procedimiento para evitar una fractura por debilitamiento de dicho hueso. En la columna vertebral, en el acetábulo, en rodilla y tobillo, la fuerza que predomina es la de compresión, entonces simplemente se puede inyectar cemento para dar sostén al hueso tratado. Sin embargo, en el hueso iliaco o en las ramas ilio pubianas, se pueden utilizar tornillos para fijar la estructura ósea tratada debido a que existen otras fuerzas como torsión y “banding”.
En conclusión, los errores o las complicaciones pueden aparecer en cualquier momento al realizar intervenciones en el sistema musculo esquelético. Es sumamente importante reconocerlos a tiempo y tratarlos de manera adecuada.

 

Leave a Comment

To download this content, you have to be logged in or become a member.


Para ver este contenido, debe iniciar sesión o convertirse en miembro.